Bienvenido a mi Mente

En este blog no tengo ninguna pretensión, simplemente voy a comentar cosas que me vayan ocurriendo o que se me pasen por la mente. Os espero cada poco para que veáis que va pasando, ni yo mismo sé qué podrá ser escrito aquí...

La tira de Garfield

sábado, diciembre 30, 2006

Comilona II, the return of the empacho

Ya nos hemos plantado en Nochevieja sin darnos ni cuenta y qué nos espera: otra comilona de muerte aderezada con una buena dósis de alcohol en la barra libre correspondiente porque ¿qué es una Nochevieja sin una buena barra libre y unas buenas aglomeraciones en los sitios de fiestorros por la noche y sin las mejores galas por parte de todo el mundo?

Lo primero que toca es juntarse otra vez en una casa antes de las doce a ponerse buenos de langostinos, cordero, cava, canapés, etc... Vamos, la cena de Nochebuena segunda parte. Luego a ver la tele Cruz y Raya o lo que toque, antes era mejor cuando había Martes y Trece. Y luego, por si no habías comido bastante, las uvas. Doce uvas. Todos los años el Ramón García nos cuenta la película de los cuartos y las campanadas, no sé vosotros pero yo ya tengo un máster sobre eso y un doctorado suma cum laude sobre la incidencia de las campanadas en el atragantamiento general de los humanos. Por supuesto, siempre está el típico que antes de que empiecen las campanadas ya se las ha comido todas (por lo general suele ser la abuela o el abuelo), hay abuelos que antes de las campanadas se zampan las uvas y se van a dormir ya sin esperar a que toda la familia se las coma con las campanadas.

Hay todo tipo de rituales "mágicos" que la gente cree que sirven de algo: bragas y calzoncillos rojos (yo creo que es para disimular otras cosas), echar anillos al cava (si te lo tragas verás que buena suerte luego para recuperarlo), que si poner el pie derecho en el suelo y el otro en alto (esto no sé muy bien para qué va, supongo que para estar más cómodo mientras las uvas), que si te comes las uvas cogiéndolas con el dedo meñice y el anular te espera un año de la vida, que si te pones haciendo el pino mientras te las tomas tendrás un año de 365 días, que si te comes todas las uvas de un puñado te quedan dos horas de vida, etc... Además de los rituales de propósitos escritos en un papel con dos velas negras y luego echarlos por el váter (dicen agua corriente, pero en las casas es el agua más corriente que hay), que si te atas una cinta con el nombre de la persona que amas en la muñeca te aseguras su amor... lo que yo digo es que si esa persona hace eso mismo con una tercera persona entonces ¿te puedes montar un trío? no sé muy bien cómo va esto, también está eso de echar una nuez en el azúcar... para tener nuez dulce debe ser, etc...

Bien, supongo que todos caeréis en alguna de estas. Recordad que la suerte no existe, que hay que buscársela. Una vez pasado el trance de las uvas, la locura general de las casas de ¡¡Feliz Año!! de dar besos a gente que no te vuelves a arrimar a ellos en todo el año y cosas así, empieza a montarse la guerra mundial. Sí, no sé en vuestros barrios pero en el mío con la nueva moda de tener petardos todo el mundo, de repente, empiezan a oirse petardos por todos lados, todo lleno de humo de pólvora, coches cascados de los petardos que les caen encima, etc... A la vez ya estás ahí maqueándote para irte al fiestón del Cotillón, yo cuando era más pequeño pensaba que llevaban a un tío ahí a cotillear y la gente a verle contarlo ya me he desengañado aunque sería bien divertido y visto lo visto en la tele tendría bastante éxito.

Entonces, llega la hora de la verdad: te acuerdas de las comilonas que te has metido en las fiestas. El traje o vestido que te has comprado antes de las fiestas con este fin que te estaba estupendo, que parecías un divo ahora de repente no te abrocha lo bien que quisieras. El chaleco del traje ya decides prescindir de él más que nada para poder respirar por la noche, los pantalones ya no te quedan lo bien que quisieras pero eso tiene más difícil solución, te haces el nudo de la corbata no sé para qué porque a los diez minutos de estar en la fiesta te la vas a quitar o te van a haber echado un cubata encima. La verdad es que con el empacho y todo lo que menos te apetece es ir vestido de traje a una fiesta toda la noche, pero así lo manda la ley y tienes que salir además de que ya has pagado la fiesta y no vas a tirar el dinero. El 83% de la gente que sale en Nochevieja no quería salir, pero salen porque así lo manda la sociedad, e insisto, porque han pagado.

En realidad casi nadie quiere salir, vas con unos zapatos que no aguantas, un traje que no te has puesto nunca, la soga digo la corbata al cuello apretándote el gaznate... pero hay que salir. En la fiesta es lo mejor, piensas que si bebes lo suficiente vas a amortizar, qué digo amortizar, vas a ganar dinero con lo que te tomes. Ya os digo, que por mucho que bebáis no amortizareis nada de nada a no ser que te vuelvas un vándalo y hagas destrozos con los vasos y las tazas del váter y tal. Pasas toda la noche allí, esto es otra historia que no voy a comentar, y cuando sales observas varias cosas:
  1. Casi todas las muchachas van descalzas y con las caras con churretes negros por debajo de los ojos, además de la borrachera correspondiente y el vestido con los bajos bien negros.
  2. Casi todos los tíos llevan la corbata atada en la cabeza a modo de indio comanche, además de la borrachera correspondiente y los bajos del pantalón bien manchado y bien negro.
  3. Nadie camina en línea recta, no sé por qué, y además todo el mundo va cantando canciones de borrachos y quejándose de lo que le duelen los pies.
  4. Como no han tenido bastante de comer, se van a las churrerías a ponerse finos de chocolate con churros.
Lo mejor, es que no sé en vuestras casas, pero al día siguiente toca comilona de las sobras de la noche anterior que como se compra una barbaridad, las sobras son equivalentes al total de la cena de Nochevieja. El problema es que tú no tienes el cuerpo para sevillanas con la resaca, el poco dormir, el cansancio, la fiesta, los rituales, etc... Pero cumples igual, no te creas que te quedas sin comer. En fin, andaos con ojo y que tengais una buena Nochevieja y empecéis el 2007 con buen pie (el derecho, jejejeje).

5 Comments:

Blogger Meri said...

Todo un ritual social, sí señor, mira que somos borreguillos...lo malo de las fiestas con cotillón es esa masificación bestial, el ron que se acaba a las 3 de la mañana (en fin, habrá que mezclar, soberana resaca) y los "baños" químicos, cubiles estrechos que se atascan a primera hora, y lo de que las chicas son más limpitas...vamos a dejarlo.
La alternativa es montártelo en casa, y en el salón caben unos pocos alcoholizados...vamos allá!!

30 diciembre, 2006 13:36  
Blogger Salón de sol said...

Yo a veces pienso que ese es el motivo por el que no nos visitan los extraterrestres, mira que somos raros, raros, raros...jajaja...!!! Yo antes de las uvas, digo: ya no fumo más (este año), y cuando termino con el último grano de uva, enciendo un cigarro, (Estoy rodeada de gente que dice que lo deja).
Besos.

30 diciembre, 2006 14:01  
Blogger dulcinea said...

A mi en Noche vieja me gustaria estar en una playita del Caribe tomando el sol o en la Conchinchina desconestada de todo esto!!C :D

30 diciembre, 2006 16:08  
Blogger Ulyses said...

Yo no soy muy fiestero, y aparte estoy currando esa noche, aguantando a los borrachos y la gente que se lo está pasando pipa restregándome que ellos pueden salir de marcha.

Feliz año nuevo Witi, pórtate bien y no abuses del alcohol. En serio, pásatelo bien y a disfrutar de la fiesta.

¡Hasta el próximo año si no nos leemos!

31 diciembre, 2006 07:18  
Anonymous corey_0 said...

A pasarlo de puta madre tod@s señor@s!! Que tengan una feliz entrada al año! Y muchos abrazos gratis! jjajajajajaj

31 diciembre, 2006 15:17  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

El Tiempo Madrid / Cuatro Vientos


Este blog vale $39,517.80.
¿Cuánto vale el tuyo?

Bloguzz