Bienvenido a mi Mente

En este blog no tengo ninguna pretensión, simplemente voy a comentar cosas que me vayan ocurriendo o que se me pasen por la mente. Os espero cada poco para que veáis que va pasando, ni yo mismo sé qué podrá ser escrito aquí...

La tira de Garfield

miércoles, noviembre 08, 2006

Los supermercados e hipermercados

Existen estos lugares a los que uno no quisiera ir pero que, tarde o temprano, no te queda más remedio que ir para allá. Son unos sucios lugares de consumismo y ofertazas por todos lados. Pero lo mejor es la actitud de la gente. Ahí las marujas se transforman, se convierten en monstruos alados con colmillos, en animales devoraofertas, se comen a los pardillos como pudiera ser uno mismo.

Me explico. Tú estás en tu casa y te llega el típico folleto del Carrefour con las ofertas puestas, se te ponen los ojos como platos de las baraturas que hay. Que si helados a 0,50, que si tomate a 0,40, etc... Pero a tí te da igual, piensas que es barato y listo. Pero llega tu madre o tu novia o quien sea, y tú estás ahí tumbado tan agusto viendo la tele, y te dice: "hoy no puedo ir al X (aquí podríamos poner Día, Carrefour, Undeva, AhorraMás, Caprabo, etc...), te he hecho una lista y vas tú". Claro, te quieres morir porque sabes que te espera un rato bien malo en dichos antros.

Para empezar, por lo general, no hay ninguno cerca de casa. Además, cuanto más grande sea dicho establecimiento más lejos está, a veces incluso hay que coger el coche para llegar a ellos que es un punto negativo adicional. Si vas con coche sabes que has de colocarte el casco de piloto y prepararte para el parking, lugar en el que todo el mundo sabe que no existen leyes ninguna de tráfico y que prima encontrar el sitio lo más cerca posible de la puerta. Da igual lo tranquilo que seas conduciendo, si ves un sitio en un pasillo cerca de donde pasas aprietas el acelerador, te llevas por delante señoras, niños carros y lo que haya por ese sitio; si hace falta te metes por dirección prohibida, vas a 70 o 80 lo que sea por ese sitio cerca de la puerta.

Una vez que tienes el coche aparcado, a partir de aquí la historia es común para todos los hiper, hay que hacerse con un carro. Están todos que dan asco y pena y, encima, hay que echar 1 euro para cogerlo. Tienes que tener los brazos de Hulk para poder moverlo en algunos casos y en otros casos tienes que aplicar todas tus dotes de conducción para irlo enderezando a cada instante ya que se va para los lados por el trucaje y el tuneado que les hacen.

Ya, por fin, vas para dentro. Lo primero que no me gusta es que el segurata de la puerta te mira mal, como si fueras a robar. Uno no puede ir de traje de Armani a comprar todos los días ¿no?, lo normal es que vayas con ropas de mierdas, ya que no ibas a ninguna convención ni discoteca. Así que te conviertes en sospechoso. Entras y te das con un cartel de oferta, afortunadamente llevas una lista y no vas a picar... pero sigues andando y ya tienes el gusanillo dentro que te dice: "era una oferta tan buena... seguro que cuando llegue con ella me lo agradecen...". Y te vuelves y la coges. Empiezas a coger las cosas de la lista... y las que no son de la lista... porque en tu lista había cuatro cosas y tú crees que hacen falta muchas más, por supuesto.

Llegas a las cajas. Aquí me voy a centrar en el caso especial del Dia, que no llevas carro si no cesta, que hay cuatro cajas pero sólo una abierta, y que hay una cola que da vueltas por los pasillos de la tienda. Así que te pones a la cola. Te acuerdas de cuando eras más pequeño que tu madre te decía: "quédate en la cola y yo mientras me voy a comprar", y no querías porque esperar cola es el coñazo del siglo pero no te quedaba otra. Volviendo a la actualidad, ves que delante de tí hay una señora con una cesta en el suelo, en cuanto tiene oportunidad te dice: "voy a... dejo esto aquí y tal...", tú pardillo dices "bueno eeh...", no te da tiempo de decir nada, sólo queda su cesta y un arbusto de paja pasando. La cola empieza a avanzar y, por supuesto, adelantas su cesta... vuelve corriendo y ¡te echa una bronca!: "por qué ha adelantado mi cesta", "por qué no le has dado así con el pie para adelantar", etc... Te dan ganas de decirla, ¡haber comprado todo en su tiempo y no se hubiera ido, además yo no soy el responsable de su cesta".

Lo mejor de todo es cuando ya la cola es inaguantable y alguna cajera tiene la feliz idea de abrir otra caja... Es el momento tensión del Dia: abre la caja y dice "pueden pasar por aquí". Yo he notado que empieza incluso a sonar la música de "La Muerte Tenía un Precio"... Nadie se atreve a ir a la cola y ya decides irte tú para la cola ya que nadie va... En cuanto sacas un pie de tu cola oyes chisteos: "chist, chist, chist, perdona pero voy yo delante bonito"... Una señora de delante de tu fila es la que ha sido, y encima las demás la dan la razón "no se respeta nada y nosequé", pero ¡cómo va a ir delante si no había nadie en la otra cola y nadie se movía!. El caso es que antes de que te des cuenta hay la misma cola en la otra caja que en la tuya y no has adelantado nada.

Y ya llegas a la caja después de haber perdido media vida en la cola y justo cuando te va a tocar siempre siempre siempre, incluso siempre, le pasa algo a la cajera que te tiene ahí esperando un buen rato: que si se le ha terminado el rollo, que si no tiene cambio, que si se le ha atascado la caja, que si la pica la cabeza, que si fuma, etc... y te pones nervioso porque ves que en la otra caja la gente pasa que da gloria de deprisa y tú no ves que esto se solucione. Pagas al final (la cuenta ha subido un poco más de lo que te habían dicho por los extras a la lista que has adquirido) y te vas para casa amargado pero con el carro lleno. Si donde estén los mercados tradicionales de toda la vida... ya hablaremos de ellos también que tienen lo suyo.

4 Comments:

Blogger Tito Kokin said...

Que gran vedad, aunque se te ha olvidado decir que después de esas colas interminables, cuando llegas a casa y ven que has comprado cosas que tu creías que eran baratas y que hacían falta, va tu madre y te dice "¿Y para que coño compras esto? Si tengo aquí cuatro cajas que las compré el otro día a mitad de mitad de precio..." Y así te remata la tarde y entonces es cuando dices "Si es que no tenía que haber ido a ningún lado"

08 noviembre, 2006 10:28  
Anonymous michael knight said...

Yo siempre que llego a pagar despues de tres horas tengo el problema de que un articulo de los que llvo no pasa el codigo,la cajera lo mete a mono y tampoco.Entre que llama a caja central y tal espero un cuarto de hora para llevar 4 cosas!
Las grandes superficies son una mierda pero hay que ir a veces por que no queda mas remedio. Yo hago un llamamiento para ayudar siempre al pequeño comerciante pero es que a veces te pegan unos estacazos que flipas!!!!

08 noviembre, 2006 16:04  
Anonymous dingo said...

bien por las marcas blancas.

08 noviembre, 2006 16:40  
Anonymous maitechu said...

ni que decir tiene cuando sales por la caja y empiezas a pitar, te asalta un segurata que te empieza a mirar con cara de aquello, te pide que pases de nuevo por el radiografo ese y ya no pita, y otra y tampoco, todo el super mirandote con una expresion de ladrona, y todo es un error de aquella maquina infernal, y sales del super mas roja,....

08 noviembre, 2006 19:13  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

El Tiempo Madrid / Cuatro Vientos


Este blog vale $39,517.80.
¿Cuánto vale el tuyo?

Bloguzz