Bienvenido a mi Mente

En este blog no tengo ninguna pretensión, simplemente voy a comentar cosas que me vayan ocurriendo o que se me pasen por la mente. Os espero cada poco para que veáis que va pasando, ni yo mismo sé qué podrá ser escrito aquí...

La tira de Garfield

lunes, enero 14, 2008

Funcionariado


Poco después de mis "vacaciones blogueras" entré a trabajar a un proyecto que se desarrolla en un organismo oficial infestado de funcionarios, no voy a decir cual para que nadie se ofenda. Pensemos en funcionarios genéricos porque todos se ajustan a estos patrones.

Día tras día se ven cosas que nadie podría imaginar. Pero lo que voy a contar no me pasó dentro si no fuera en el portal de al lado porque solicité el certificado digital para hacer las cosas con la administración desde casa sin, entre otras cosas, verle la cara al amargado de turno y esperar largas colas.

Como se debe hacer, primero me metí en la página del certificado digital y lo solicité. Te dan un número de referencia y pone en la página que te lo imprimas o te lo apuntes para llevarlo al día siguiente a alguna de los lugares oficiales autorizados a tramitarte la toma de datos y la firma del contrato. Todo gratis, tranquilos. Total que al día siguiente como justo en mi mismo edificio pero en el portal de al lado hacían los trámites a eso de las diez y algo bajo con mi numerito apuntado en un papelito pequeño. Llego, tras pasar toda clase de detectores de metales y esas cosas, al mostrador donde ponía el cartel bien grande "Certificado Digital". Adivinad quién estaba atendiendo: nadie. Estaba pasando el rastrojo o arbusto ese de las pelis del oeste por allí. Miro para los lados a ver la fila de mostradores que había de toda índole y había una señora por allí en otro y luego en el de información había un señor bastante entradito en años que quizá debería estar ya en su casa jubilado. Así que por no esperar me acerco a la otra señora del mostrador de al lado y la pregunto: ¿ahí en certificado digital no hay nadie?. Levanta su vista del solitario que se estaba haciendo en el ordenador, lo vi yo y ni se molestó en cerrarlo, mira hacia donde es lo de certificado digital y me responde: no. Y vuelve a mirar para el ordenador, me entró la furia borde que me da a veces y la vuelvo a decir: para eso ya tenía mis ojos, me refería a que si no va a venir nadie a atenderme... La tía levanta la vista así con cara de indignación, seguro que iba a decir algo pero me vio la cara de que podría caerle otra y se lo pensó y me dice: espera a ver si encuentro a alguien.

Mientras al pasaba todo esto al fondo se veía a un grupo de gente zampando donuts y cafés mondados de risa por alguna cosa mágica que estaban comentando. Se acerca la susodicha a ellos, se callan todos, ella les comenta algo, todos miran hacia mi, no sé qué le dicen y veo que vuelve la señora. Y va y me salta: están todos desayunando tienes que esperar... Yo ya flipaba, suspiré para decir otra bordería y antes de decir nada la mujer comenta con desidia y levantándose otra vez de su "importante tarea": bueeeeeeeno, a lo mejor podría atenderte yo... No quise ni abrir la boca y me fui para el otro mostrador.

Llega, teclea unas cosas y me dice: ¿tienes el numero para hacerte el certificado y el dni? La doy el papelillo con el número y el dni. Lo mira, lo da vueltas y me dice: esto no vale, has de traerlo impreso. Amablemente contesté que en la página ponía que podía traer el número así. Ella erre que erre que no que tenía que llevarlo impreso y yo la comenté que se metiera desde ese ordenador a la página para que se convenciera de que era verdad lo que yo decía. Cuando vio que conmigo no podía dice: bueno, vamos a ver si con esto podemos hacer algo pero si no sale esto no es culpa mía... Tuve que volver a guardar silencio mientras me mordía la lengua envenenándome. Y dice: has tenido suerte, ha funcionado... a lo que tuve que contestar: ya lo sabía podíamos habernos ahorrado la discusión anterior. Me mira por encima de las gafas y vuelve al ordenador, sigue tecleando cosas de mi dni y me pregunta: ¿es ésta tu dirección actual en la que resides? Sí, es la mia... ¿Seguro? No señora, a veces no tengo donde caerme muerto o me gusta cambiar de domicilio porque soy como los Beckham que dispongo de dinerito para tener mansiones varias... Contesté un "sí, segurísimo se lo digo yo que voy todos los días a dormir..." Levantó hasta las cejas la tía, yo ya no podía más. Total que siguen los trámites, y por fin saca tres copias de la impresora y me hace firmar y ya me dice: bueno, pues mañana lo tienes... ah no, que mañana es sábado pues el lunes... pero claro teniendo en cuenta que el martes es fiesta... quizá para el jueves que viene puedas descargarlo... Sólo dije: "gracias adios".

Como ésta tengo muchas más anécdotas sobre funcionarios. Espero que nadie se ofenda y por supuesto seguro que hay mogollón de gente competente y trabajadora en la empresa pública pero casualmente nunca doy con ninguna de esas...

2 Comments:

Blogger Lucía said...

Todo el mundo dice que hay funcionarios competentes, pero nadie los encuentra ...

14 enero, 2008 08:49  
Blogger Rafa said...

Si que existen, doy fe yo que trabajo con ellos desde hace varios años, pero son pocos, muy pocos, y los tienen escondidos. Lo peor del asunto, es que generalmente, personajes como el que te atendió a ti, después se quejan de que tienen mucho trabajo.

En cuanto a lo del desayuno, es que para ellos es sagrado, aquí va una pequeña anécdota personal:

yo: mañana tenemos que reunirnos, te parece bien a las 9?
funci: no, a las 9 no que estamos desayunando, vente a las 10

día siguiente a las 9:55:
yo: tenemos reunión a las 10, donde están todos?
otro funci: no lo se, estarán desayunando...

mismo día a las 10:30 comenzamos la reunión.

11:30
funci: bueno, vamos acabando que yo he quedado para tomar un pincho
yo: pero si no hemos visto ni la mitad de las cosas
funci: pues quedamos otro día, pero yo tengo que parar a tomar algo.

14 enero, 2008 12:47  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

El Tiempo Madrid / Cuatro Vientos


Este blog vale $39,517.80.
¿Cuánto vale el tuyo?

Bloguzz