Bienvenido a mi Mente

En este blog no tengo ninguna pretensión, simplemente voy a comentar cosas que me vayan ocurriendo o que se me pasen por la mente. Os espero cada poco para que veáis que va pasando, ni yo mismo sé qué podrá ser escrito aquí...

La tira de Garfield

jueves, febrero 15, 2007

Irlanda (III)

El tercer día fue sin duda el peor de todos. Nos levantamos y fuimos a coger el bus hacia el aeropuerto donde teníamos que coger el coche que habíamos alquilado. Llegamos a los mostradores de alquileres... pasamos delante del de Herzt maravilloso con sus azafatas buenorras, del de Avia con todos los colores flamantes, del de Irish Cars todo verde como un prado... y no veíamos nuestra compañía. Giramos un recodo y justo al lado de los servicios había unos mostradores sombríos con unos carteles mínimos y el arbusto de las pelis del oeste pasando por allí porque no había ni el Tato. Un tío que había allí nos dijo que leyéramos el cartelito que había sobre el teléfono del mostrador en el cual se indicaba que si no había nadie se descolgara el teléfono y ya vendría alguien. Así que nada lo descolgamos y esperamos. Observé que justo nuestra compañía es la que tenía peores sillas así como de salón andrajoso y ningún tipo de papel en las estanterías. Al cabo de diez minutos nos dice el tío que si habíamos hablado con alguien por el teléfono y fue el momento de sonrojarse porque pensábamos que bastaba con descolgar.

Total, que llamamos y lo cogió una tía. Mi amigo soltó unas cuantas frases en "inglés" y lo primero que le dijo la mujer es que si había alguien con él que supiera hablar inglés de verdad, me miró y tuvo que decirla que no. Le dijo que en UN minuto nos esperaría con un minibus en la puerta. Salimos corriendo porque un minuto es muy poco tiempo y después de deambular un rato por la puerta diciendo que no podía ser que el minuto había pasado, apareció el famoso minibus azul que venía a buscarnos. Se bajó una señora con una pata de palo (sí sí, comprendo que parezca increíble) y nos dijo que montáramos. Arrancó a toda leche que casi se lleva a unos cuantos de un paso de cebra y abrió la ventana y gritó con una voz de energúmena: "IT'S RED PEOPLE!!!", ya estábamos acojonados. Según grita se da la vuelta sonriendo y me pregunta si había conducido alguna vez por la derecha y que si me atrevía, y yo todavía acojonado dije que sí... no puso buena cara o no me había entendido.

Cuando llegamos a alquilar después de un buen ratejo de conversación entendida a medias nos dispusimos a pagar por adelantado y no me funcionaba ninguna tarjeta... Al final pudimos pagar, y salimos al coche. Le damos al contacto y no arrancaba. Venga a buscar botones raros que pudieran darle al arranque pero es que el caso es que el coche tendría como dos o tres botones si llega. Al final tuve que claudicar y entrar a preguntarle a patapalo y me dijo que para arrancar tenía que tener pisado el embrague.

Arranqué, y me puse a circular... y cuando me dí cuenta ¡¡iba por la derecha!!, y empecé a decir ayayay y ya tiré hacia la autopista M50 que curiosamente se llama igual que la de aquí. Según me incorporé hacia la derecha, por supuesto, un mega-atasco. Al cabo de una hora de atasco vemos que es porque había un control de peaje, así que deducimos que pagabas por estar en el atasco.

Enfilamos por fin por una carretera que nos llevara hacia Galway, no habían pasado ni 40 kilómetros y empezó a sonar un ruido, lo atribuimos al asfalto que estaba más bien regular. Pasado un rato nos adelanta uno (por la derecha) y nos hace señas así raras. Paramos y teníamos la rueda echando humo. La observamos bien y teníamos un pedazo de clavo incrustado que daba miedo y la rueda en el suelo. Empezó el numerito del cambio de rueda, nos encontramos con el ruedín de repuesto de los coches de hoy en día, revolvimos todos los recovecos del coche y resulta que no había gato (que en un diccionario buscamos que se dice jack por si os quedáis tirados por allí). Así que mi amigo se fue andando hacia un coche que había más allá a pedir uno y cuando me dí cuenta había allí un señor que había parado a ver qué pasaba. Tras un rato de conversación más o menos regular el hombre nos dijo que nos prestaba el suyo. Nos ayudó a cambiar la rueda y nos dijo que lo mismo se podía arreglar (o algo así entendimos) y que nos llevaba a un taller que había allí al lado para arreglarla.

El tío del taller era un mecánico como uno español pero con el pelo super rojo y la cara llena de pecas. Estuvo examinando la rueda y nos dijo la siguiente frase "Unfortunely, your tyre is die". Pero no tenía otra rueda para vendernos de ese tamaño. Tuvimos que continuar los 150 kilómetros que nos quedaban con el ruedín, conduciendo por la izquierda, no pudiendo ir a más de 80 km/h y lloviendo.

Cuando por fin llegamos a Galway, no teníamos la dirección del hostal. Nos pasamos como una hora recorriendo las calles del pueblo, que nos habían dicho que eran dos calles en cruz, para ver si por azar encontrábamos el hostal. Por fin lo encontramos, al entrar no se qué nos dijo la recepcionista y por nuestras caras se dio cuenta de que no entendimos nada y empezó a hablarnos vocalizando exageradamente y superdespacio como si fuéramos retrasados mentales.

Afortunadamente el sitio estaba muy limpio y era muy acogedor. Nos cambiamos, descansamos un rato y nos fuimos a ver qué se cocía por el pueblo. Previamente me comí un bote de sopa, que allí se estilan mucho las sopas de todos los tipos, y no estaba mal del todo aunque un poco insustanciosa. Estaba todo lleno de universitarios muy arreglados que se iban de fiesta y por fortuna encontramos un lugar de música en directo con un grupo que lo estaba dando todo de guitarras. El sitio estaba bastante bien, y nos tomamos unas cuantas pintas de todos los colores. Para alguno que me preguntaba cómo está la cerveza negra sólo te diré que es bastante más espesa que la cerveza rubia y que es como tomar un colacao porque no se te sube nada de nada y te hincha un montón la tripa. Tras esto, nos fuimos a dormir temprano sobre la una bajo la lluvia y a esperar para el próximo día que prometía bastante ya que nos esperaban unas excursiones bastante interesantes.

4 Comments:

Blogger Lucía said...

Esta resultando super entretenido este resumen de tus vacaciones. Me imagino lo que debes haber pasado ... es que es salir de casa y que se tuerzan las cosas.

15 febrero, 2007 10:43  
Blogger Browner...Seguro? said...

Joder ya es mala suerte lo de la compañia esa, espero que al menos fuese mas barata que las otras.. porque si no ya es la ostia.

Y siempre pasa igual, porque se pincharan las ruedas de los coches de alquiler tan facilmente

15 febrero, 2007 13:19  
Anonymous marta de esparta said...

lo peor de viajar al extranjero es comprobar in situ que todos esos años de academia de inglés no sirvieron para mucho :)

16 febrero, 2007 02:36  
Blogger Ulyses said...

Vaya historia tan entretenida la de tus memorias en Irlanda, me ha hecho gracia lo del arbusto del Oeste pasando por vuestra compañía de alquileres de coches.

Y lo de la patapalo... no tiene nombre, ay que ver la de cosas que te pueden ocurrir en un viaje.

16 febrero, 2007 05:32  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

El Tiempo Madrid / Cuatro Vientos


Este blog vale $39,517.80.
¿Cuánto vale el tuyo?

Bloguzz